III Edición: Recursos energéticos & mineros

Neuroeconomía: Las neuronas que manejan tu dinero

Joselyn Quintero

Especialista en Finanzas, Autora y Creadora de Armonía Financiera

 

En el siglo XVII ocurrió en Holanda uno de los hechos más insólitos de la historia comercial: un bulbo de flor de tulipán llegó a equiparar el precio de toneladas de arroz. Este fenómeno especulativo trajo consigo la primera burbuja financiera registrada en la historia. No es sino hasta finales del siglo XX cuando, gracias a los avances científicos, somos capaces de explicar estas decisiones irracionales bajo una nueva ciencia: La Neuroeconomía.

Uno de los campos más interesantes en la evolución humana, ha sido la relación con el dinero. Siendo inicialmente una actividad de intercambio, hoy día le asignamos diversos significados, que van desde una necesidad inexorable hasta el protagonista de todas las injusticias sociales. Lo cierto es que el dinero muy poco tiene que ver con ello, pero con seguridad es un espejo en el que todos reflejamos nuestros miedos y deseos más profundos.

Viniendo de una familia formada por una costurera y por un chofer de camión, en mi casa fue muy poco lo que se enseñó acerca del dinero. Frases como “somos pobres”, “todo está peor” eran parte de la jerga hogareña. A pesar de eso, para mí fue un reto personal reconfigurar mi mente y mi alma para hacerme merecedora de cada billete que se depositaba en mi cuenta bancaria.

La primera parte de mis 38 años de vida la pasé aprendiendo lo “mental” del dinero: fórmulas, análisis, y libros técnicos, según teorías complejas, que pronto olvidaríamos apenas termináramos la universidad. La verdad es que muy pocos financieros crean riqueza personal, aunque sepan y aparenten mucho. Esto no se diferencia en nada a Wall Street, donde grandes inversionistas entregan sus portafolios de inversión a traders para que éstos se ganen las comisiones que les permitan vivir dignamente, a cambio de recomendarles la inversión adecuada.

Mi pregunta principal era: Si los que generan la ganancia no son los que la invierten, y quienes saben invertirla no son los que la generan ¿Dónde está la relación real con el dinero?

Muy poco tardé en darme cuenta que el dinero, más allá de lo racional, es una relación emocional e incluso espiritual. Saber que tienes lo suficiente para vivir te permite fortalecer el sistema de aversión a la pérdida, un sistema aún no descrito por la neurociencia, pero que se sabe que es la clave para la serenidad en las inversiones. No es lo mismo manejar nuestro dinero, que manejar dinero ajeno. ¿Cómo calibrar este miedo a perder? Meditando.

Si tú viste la película El Lobo de Wall Street, te habrás dado cuenta que las decisiones de ganancia y locura se desataron justo después de que Di Caprio conoce la cocaína. No es que la cocaína le haya hecho ganar dinero, sino que le permitió sobre-estimular el segundo sistema de decisiones financieras: el placer de ganar. Este sistema, basado en la dopamina, es el responsable de que tengamos el “valor” de arriesgar dinero.  Cuando lo alteramos con drogas como la cocaína o la heroína, comienzan las decisiones imprudentes y luego la pérdida de dinero.

Ya sea que quieres ahorrar, comprar o invertir, debes tomarte el tiempo de conocer cómo tus emociones pueden llevarte a la gloria o a la perdición, tal como lo vivieron los holandeses con los tulipanes, hace más de tres siglos. En las siguientes entregas seguiremos hablando del dinero como el espejo en el que nos reflejamos a nosotros mismos, y con el cual podemos mostrar nuestra irracionalidad.

(Neuroeconomía: Las neuronas que manejan tu dinero)

 

Email: contacto@joselynquintero.com

Web: http://www.joselynquintero.com/

Facebook: https://www.facebook.com/JoselynQuinteroV/

Twitter: https://twitter.com/joselyn_qv

Instagram: https://www.instagram.com/joselynquintero

Neuroeconomía: Las neuronas que manejan tu dinero